sábado, 25 de junio de 2011

Personalidad del producto/consumidor

Introducción

Un producto siempre va dirigido hacia un tipo de mercado, ya sean hombres, mujeres, niños, jóvenes, solteros, casados, ancianos etc., donde en base a sus necesidades, y su comportamiento, se van estableciendo los parámetros para desarrollar los productos con la finalidad de que se acerque al consumidor.

Con el paso del tiempo el comportamiento y las necesidades del consumidor han ido cambiando y es por esto, que es de suma importancia actualizar, innovar y lanzar productos al mercado buscando que el consumidor se vea beneficiado con estos cambios y sobre que se sienta identificado con él, ya que los motivos de compra y los productos en cada una de las personas es diferente y cambian constantemente.
Hay una serie de variables que es necesario evaluar para determinar la personalidad del consumidor, las 3 fundamentales son: Diferencias individuales, permanencia, el cambio.

En este tema, la personalidad, es de gran debate y en algunas ocasiones de incertidumbre, pero estas se han podido aclarar gracias a las observaciones de Sigmund Freud, quien ha descrito los distintos tipos de conductas y personalidades de las personas y como se van modificando con el paso del tiempo. Estos elementos, (que serán explicados en el trabajo) son los que influenciaran al momento de comprar, por lo que es necesario estudiarlos a fondo para así poder establecer las estrategias debidas.

Marco teórico

La Personalidad se refiere a los patrones de pensamientos, sentimientos y conducta característicos que persisten a través del tiempo y de las situaciones, y que distinguen a una persona de otra, la personalidad está íntimamente relacionado con el temperamento y el carácter.

La personalidad es un todo conjunto y unificado de elementos constantes y permanentes y de características psicológicas internas que determinan y condicionan la forma en que una persona responde a los estímulos de su entorno. En pocas palabras son las costumbres, rasgos, usos y cualidad que diferencian a un consumidor de otro.

Dentro de los elementos de la personalidad podemos encontrar 3 que son fundamentales:

Las diferencias individuales

Constituyen la primera propiedad de la personalidad que hace que dos individuos sean exactamente iguales.

Sin embargo, los individuos tienden a ser similares en términos de una sola característica o rasgo de personalidad. Conocer los rasgos comunes de la personalidad de una población permite segmentar para acertar con un producto o servicio. La uniformidad o ausencia de rasgos similares impedirían la producción estandarizada de productos y su promoción.

La consistencia y permanencia

Los rasgos de personalidad constituyen otra propiedad fundamental, lo que permite a los profesionales del mercado explicar y predecir los comportamientos del consumidor y seleccionar los productos que corresponden a tales características. No sería aconsejable para una empresa el intentar ofertar productos en contra de la personalidad de los consumidores. En algún caso podría darse el caso de una persona que con comportamiento estable pueda cambiar por factores de tipo cultural o psicológico de la personalidad que puedan influenciar en el cambio de su comportamiento como consumidor.

La contingencia o cambio

Es otra característica de la personalidad, ya que existen circunstancias importantes o sencillamente pertenecientes a la evolución de la vida, que pueden hacer variar el comportamiento de los consumidores. Una promoción importante en el trabajo, el divorcio, una catástrofe, la muerte de una persona querida, etc., pueden constituir elementos de cambio en la personalidad de la persona como consumidor.

Aplicación al producto

Diferencias individuales

Cada una de las personas dentro de nuestro mercado meta es única pero a la vez comparten ciertos intereses que nos hacen agruparlas dentro del mismo nicho de mercado y hace que el proceso de aceptación sea más fácil ya que toda la promoción será destinada dependiendo de las características individuales y a la vez colectivas del nicho.

Consistencia y permanencia

Buscamos crear una lealtad a la marca y un topo f mind que significa establecernos como el número uno de tequilas en España y por lo tanto ser el primer producto en el que las personas piensen al escuchar la palabra: tequila. Esto se logrará debido la promoción destinada a personas activas, que buscan reconocimiento, que tienen gusto por la calidad, entre otras características más.

La contingencia o cambio

Dado a que las sociedades están cambiando al igual que los intereses de las personas, se ha decidido que con nuestro producto abarcaremos un mercado que algunas veces suele dejarse de lado, se habla del segmento que comprende personas de situación económica alta entre 18 y 60 años. El rango de edad podrá verse muy grande pero a la vez éste está subdividido en dos dependiendo de los intereses y personalidades que tiene cada edad.

Podemos encontrar dos tipos de personalidad en nuestro segmento de mercado:

Agresivos: tienen deseo de sobresalir, de ganar admiración y éxito. Buscan el reconocimiento por parte de los demás.

Desenvueltos: se desplazan, ponen distancia en sus emociones entre ellos y otras personas, desean independencia, autosuficiencia y libertad de obligaciones.

Conclusión

Todas las personas tenemos algo que nos identifica, cataloga y diferencia de los demás generando una percepción en el resto de los integrantes de la sociedad. Una persona en la que se puede confiar, sincera, trabajadora, honesta, cumplida, responsable, entre otras cualidades, es muy valiosa para los demás volviéndose el centro de atracción y, por qué no, un líder de opinión, lo mismo ocurre con las marcas.

Es imprescindible conocer las caracteristicas del mercado meta al cual te vas a dirigir para así lograr que producto y consumidor sean compatibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada